Go to Top

Conoce el mejor aceite de oliva de España: 100 CAÑOS en Málaga

En Molino Jabonero nos mueve la pasión por el trabajo bien hecho, mantener viva la tradición centenaria de nuestros antepasados. Extraemos el oro líquido de las entrañas de la tierra y lo llevamos hasta tu mesa para que disfrutes del elixir andaluz más genuino: zumo de oliva virgen extra.

Enclavado en el corazón de Andalucía, en el término municipal de Villanueva del Trabuco, provincia de Málaga. Olivos centenarios de la variedad hojiblanca son el pilar donde se sostiene el proyecto 100 Caños. Desde las suaves lomas que dibujan el horizonte, nos contemplan, regalándonos el más preciado de los frutos. Este singular paraje da nombre a nuestro proyecto, La Fuente de los 100 caños y su entorno son una referencia paisajística de primer orden en la provincia de Málaga. Forma parte de nuestro bagaje sentimental grabado en nuestra memoria a golpe de agua y piedra.

La historia de nuestro aceite 100 caños

Aceite 100 Caños nace en el año 2012 con el objetivo primordial de elaborar el mejor aceite de oliva virgen extra de Málaga. En un principio no tenía una orientación empresarial clara, era más bien un reto planteado entre amigos, una apuesta, un pasatiempo. Comenzamos esta andadura un grupo de 5 amigos, jóvenes emprendedores, cuyas raíces familiares tienen su origen en Villanueva del Trabuco.

Veníamos de diferentes sectores empresariales: ingeniería, telecomunicacio-nes, hostelería, marketing, publicidad; uniendo en un mismo sentido la experiencia individual acumulada. Nos lanzamos a la aventura de dar vida a una idea. Donde algunos solo veían obstáculos nosotros encontramos oportunidad.

Ser referencia en nuestra provincia y llegar a serlo a nivel internacional es lo que nos motivó y la ilusión de transmitir una forma de entender la vida propia del medio rural es lo que nos llevó a elaborar el aceite 100 caños. Hoy, 6 años después, Aceite 100 Caños se ha convertido en 100 Caños Gourmet S.L., y de los 5 miembros iniciales nos quedamos en 3.

Hemos recorrido un largo camino, lleno de ilusión, esfuerzo y mucho trabajo. En ese camino nos han acompañado muchas personas que con su constante apoyo nos han ayudado a ser lo que somos. El primer año tan solo elaboramos unos 200 litros de “oro líquido” y con el mayor cariño lo embotellamos y etiquetamos nosotros mismos. La aceituna utilizada fue, y es hoy en día, en su totalidad de procedencia trabuqueña, distintas fincas aportaron su fruto para ese primer AOVE elaborado en la almazara Haza del Duque en Salinas y la fecha de molturación a finales del mes de enero.

Diferentes formatos fueron distribuidos en el mercado local, íbamos tienda por tienda ofreciendo nuestra cosecha: Aceite de oliva virgen extra-variedad hojiblanca. Nos miraban escépticos, curiosos, casi sin dar crédito al atrevimiento de elaborar un aceite que rompiese con el estándar tradicional de los aceites de la zona: maduros, suaves, de color dorado. Nosotros apostamos por otra forma de trabajo, otras fechas de recolección, otros formatos de envasado. El resultado de esa “prueba de fuego” fue más que satisfactorio, la aceptación general de nuestro AOVE nos llevo a repetir experiencia un año después.

La misma ilusión, tesón, pasión y trabajo nos llevaron a duplicar la producción y a ser más ambiciosos, queríamos llegar más lejos y sobre todo ser mejores, mayor calidad era y es la máxima que orienta los pasos a dar: realizar analíticas periódicas en campo para determinar el estado de la fruta, encontrar el momento óptimo de maduración y rendimiento, realizar cursos de cata en diferentes lugares para conocer lo que el resto de productores eran capaces de elaborar, formación continua, recorrer la geografía visitando diferentes ferias y exposiciones, nuevos proveedores, botellas, tapones, etiquetas, otras almazaras con diferentes formas de trabajo, para que el resultado final fuese el mejor posible. Porque esa es la base de nuestro “éxito”: la constante búsqueda de la excelencia, la humildad para reconocer nuestras carencias y el espíritu curioso para seguir aprendiendo.

¿Cómo nos hemos convertido en una marca referente de aceite de oliva virgen extra?

La siguiente cosecha fue la que marcó el punto de inflexión en nuestra andadura, tomamos una serie de decisiones que serían determinantes para conseguir el objetivo tan anhelado de ser referentes en el sector oleícola no solo a nivel provincial. La primera, fue la de embotellar nuestro AOVE solamente en vidrio, creemos que un producto de tan alta calidad no puede ser vestido con plástico, no solo es una cuestión de estética, el cristal oscuro ayuda a la conservación del producto y lo protege de la luz y el aire, principales enemigos del aceite ya que aceleran su oxidación. La segunda, apostar por una fecha de recolección más temprana, empezamos la cosecha de la variedad hojiblanca, nuestro aceite estrella, normalmente a principios de noviembre, siendo el día 7 nuestro talismán. AOVE 100 Caños siempre moltura en esa fecha. Conseguimos así aumentar el aroma y el sabor de nuestros aceites. La tercera decisión: trabajar solamente con aquellas almazaras que cumpliesen escrupulosamente con nuestros criterios de calidad entre los cuales cuenta con mayor importancia la limpieza en el proceso, la extracción en frio (no añadir calor en la cadena de elaboración) y el filtrado del aceite. Tener un aceite limpio es primordial si quieres que tu producto se mantenga en perfectas condiciones durante todo el tiempo de consumo preferente que cuenta en el etiquetado.

También dimos un pequeño salto en el aspecto externo, cambiamos la forma de nuestra botella e hicimos más legible nuestro logotipo. Desde entonces hemos trabajado con los mejores profesionales del sector, almazaras como Finca La Reja en Bobadilla, donde se elabora el mundialmente famoso Finca La Torre o en la actualidad con Destello, la almazara a mayor altitud de Europa en Alfarnatejo. Con amigos expertos en la materia como Francisco Lorenzo Tapia, médico experto en nutrición comunitaria; entidades como la Universidad de Córdoba socio en el programa InterregMed y su proyecto “Aristoil”, liderado por Feliciano Priego, del Departamento de Química Analítica, cuyo objetivo es impulsar la competitividad del sector oleícola de la Cuenca Mediterránea mediante el desarrollo e implementación de metodologías innovadoras de producción y control de calidad relacionadas con las propiedades saludables del aceite de oliva virgen extra.

Finalmente nos situamos en el año 2017, clave en nuestra evolución: con la cosecha de noviembre de 2016 elaboramos 3 monovarietales: picudo, una variedad típica de la zona de Priego de Córdoba pero cultivada en Villanueva del Trabuco; picual con certificado de cultivo ecológico, también procedente de Villanueva del Trabuco a pesar de ser la variedad por excelencia de Jaén; hojiblanca, la variedad autóctona de nuestra zona, recolectado en su totalidad en nuestra finca Molino Jabonero de olivos centenarios. El año pasado fue decisivo en nuestro devenir. 100 Caños se convierte en una empresa seria, pasando a ser una sociedad (anteriormente era una persona física) y recibe el reconocimiento a nivel nacional e internacional con la concesión de varios premios de alto prestigio a nuestro monovarietal hojiblanca: Medalla de Platino, máxima distinción en el concurso internacional de Londres London IOOC, con la mayor puntuación obtenida por un AOVE 99 puntos sobre 100, Medalla de Oro Gran Prestigio en Terraolivo Jerusalén, Medalla de Oro y favorito del público en el certamen AOVESOL entre 55 almazaras de toda Andalucía y el reconocimiento por parte del concurso RM “Salud y Deleite” como el aceite variedad hojiblanca más saludable. También obtuvimos la acreditación “Sabor a Málaga” otorgada por la Diputación de Málaga, que los identifica como producto gastronómico de referencia y alta calidad elaborado en la provincia de Málaga.

Este año hemos elaborado dos tipos diferentes:

  • Hojiblanca 100 %. Cosecha temprana. Villanueva del Trabuco.
  • Ensamble de autor: una mezcla de hojiblanca y pajarero (variedad de la zona de sub-bética cordobesa) con la colaboración de Antonio Mingorance, gran amigo y productor de Cortijo La Toquera en Rute.

Nuestro AOVE Hojiblanca se caracteriza por su aroma: frutado intenso de aceituna verde con notas de hierba recién cortada, plátano verde, manzana verde y almendra verde (alloza). Su sabor es de entrada dulce y elegante, seguida de un amargo medio y un picante progresivo y persistente. Retrogusto almendrado, con notas de hoja de olivo, plátano verde, almendrado y toques cítricos. Es un aceite armónico, complejo y equilibrado.

Proceso de elaboración:

  • Sólo se utilizan frutos sanos recolectados directamente del árbol (aceituna de vuelo).
  • Sistema de extracción mecánico en frío (menos de 27 ºC).
  • Molturación inmediata a las pocas horas de la cosecha.
  • Almacenamiento en depósitos de acero inoxidable en condiciones climatizadas y envasado según pedido.

Utilizamos las más avanzadas tecnologías para controlar todo el proceso y los más altos estándares de calidad e higiene.

El uso de aceitunas poco maduras en un sistema de extracción mecánica totalmente en frío maximiza la calidad del AOVE, pero reduce la eficiencia del proceso de extracción: para la elaboración del AOVE 100 Caños Premium han sido necesarios casi 9 kilos de aceituna por litro de AOVE. ¡4,5 kilos de aceituna en cada botella!

Por el intenso aroma frutado, complejidad y su gran persistencia en boca el AOVE 100 Caños es especialmente indicado para preparaciones en crudo tanto en platos fríos (ensaladas, tartares, gazpachos,…) como sobre platos calientes como condimento final (parrilladas de verduras, cremas calientes, ensaladas templadas, carnes y pescados a la plancha.

Nuestro cortijo Molino Jabonero se encuentra situado en el término municipal de Villanueva del Trabuco, en el extremo sur de España, en la región de Andalucía, parte [nororiental] suroriental de la comarca de Antequera, entre el Mediterráneo y la depresión del Guadalquivir, a 45 Km. de la ciudad de Málaga en el noroeste de su provincia.

Justo al lado del nacimiento del rio Guadalhorce, al pie de la sierra de san Jorge, muy cerca del límite con la provincia de Granada, a unos 800 m. de altitud.

Contamos con 30 hectáreas de olivar, variedad hojiblanca. Somos uno de los pocos molinos de la región que molían tanto cereal (trigo) como aceituna. Este molino conserva parte de la estructura de canalización, los dos pozos finales del recorrido y la maquinaria. Era del tipo turbina y molió indistintamente harina o aceituna cambiando las correas transmisoras a una u otra instalación. También funcionó como generador de energía eléctrica por medio de una dinamo.

En la actualidad nuestro antiguo molino no está en uso como tal, pero es un monumento a la cultura olivarera y a su importancia en la historia de la comarca. Nuestras instalaciones están completamente restauradas, se ofrece el servicio de alojamiento y restauración, pionero en el turismo rural de la zona, es el punto de partida para la ruta de senderismo de nuestra fuente de los 100 Caños.

Nuestra ubicación, patrimonio y respeto a las tradiciones olivareras el cortijo Molino Jabonero nos ha convertido en un referente del oleoturismo en Andalucía.

Más información sobre la finca y los servicios que se ofrecen en: http://www.molinojabonero.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *